Partido

santiago maldonado

La desaparición de Santiago Maldonado, en el noreste de la Provincia de Chubut, nos confirma que la lucha por los derechos humanos y en contra de la violencia institucional es una tarea permanente.


En Octubre de 2003 Iván Torres desapareció en Comodoro Rivadavia. Se trató de un joven detenido por la policía provincial, en un contexto de control social, del que existen constancias de ingreso a la Comisaría pero no de su salida. Su detención se convirtió en secuestro y nuevamente, como en la época de la dictadura militar, la desaparición fue el método de represión y encubrimiento. En el año 2011 la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó a la República Argentina y a la Provincia de Chubut por esa desaparición forzada y el evidente desinterés en su búsqueda.
Ahora, en agosto de 2017, desapareció Santiago Maldonado en una camioneta de Gendarmería Nacional. Esta vez ocurrió en la zona del noreste de la Provincia de Chubut y en un contexto de represión de reclamos de pueblos originarios. A diferencia del caso Iván Torres, esta vez se trató lisa y llanamente de un secuestro seguido de desaparición, cometido por fuerzas de seguridad nacional en territorio provincial, violando todas las garantías individuales y hasta el propio poder de policía provincial.
Las autoridades nacionales y provinciales pretenden justificar esta nueva violación de derechos humanos con la vieja teoría de los dos demonios, adjudicándole la causa de la represión ilegal a un grupo de activistas indígenas, que califican como terroristas, y que nos devuelve a las épocas más oscuras de nuestra historia.
Nada justifica la violación de los derechos fundamentales de las personas. Ningún acto, por grave que sea, autoriza a las fuerzas de seguridad del Estado a actuar en violación de los derechos humanos. La desaparición forzada de Santiago Maldonado debe ser investigada y resuelta con urgencia.

Desde Unidos y Organizados Para la victoria exigimos:
1. Aparición con vida de Santiago Maldonado.
2. Cese de la represión contra los movimientos sociales y políticos en lucha por sus derechos.
3. Cese de la criminalización de la lucha del pueblo mapuche y apertura de una mesa de diálogo que cumpla con las reivindicaciones justas de los pueblos originarios.
4. Libertad de Milagro Sala y de todxs lxs presxs políticxs del gobierno macrista y sus títeres provinciales.